Evo Morales y Álvaro García Linera renunciaron a la presidencia y vicepresidencia del estado plurinacional de Bolivia mencionando que esta medida es la culminación de un golpe de estado que comenzó a gestarse el día de las elecciones generales del 20 de octubre.

En su mensaje de renuncia a la presidencia, Evo Morales y García Linera alegaron que se trata de una acción coordinada por parte de sectores opositores que junto a los militares están asesinado ciudadanos que apoyan su gestión y que nunca tuvieron intención de alcanzar la presidencia mediante el voto, sino por vía de un quiebre institucional ya que casi la mitad de los bolivianos apoyaron en las urnas la continuidad de su gobierno.

Linera remarcó que en las buenas y en las malas estará junto con Evo y que durante estos 13 años han trabajado para los más humildes como ningún gobierno lo hizo antes. Linera explícitamente habló de un quiebre democrático y del racismo y la violencia de los denominados grupos cívicos armados como paramilitares. Por su parte el ahora ex presidente remarcó que renunció para que sus hermanas de polleras no sean pateadas y maltratadas por los paramilitares.

Morales acusó a los adictos a Camacho y Mesa que han obligado a funcionarios a renunciar y hablar en contra de él. “Ya renunciamos, dejen de perseguir a la gente” menciono el ex presidente, añadió “Somos pueblo, la lucha sigue, hemos liberado Bolivia y estamos dejando una nueva Bolivia en proceso de desarrollo”.

“La policía nacional debió ser más familia, sus integrantes vienen del pueblo, no pueden tratar así a la gente. Gracias Álvaro por acompañarme y a través tuyo a los ex ministros, asambleístas, constituyentes, gracias a todos por seguir y construir esta nueva Bolivia. Que el pueblo boliviano sepa que no tengo porque escapar, que si tienen pruebas de que he robado que lo demuestren” indicó el ex mandatario.

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí