La Corte Suprema de Brasil decidió este jueves que la prisión de una persona condenada solamente en segunda instancia es inconstitucional, lo que puede llevar a liberar a miles de presos, entre ellos al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. De este modo, una pena de prisión sólo podrá ejecutarse cuando se termine el proceso de apelaciones. En el caso del líder del Partido de los Trabajadores, encarcelado desde abril de 2018 y sentenciado a ocho años, todavía contempla un último recurso, presentado pero aún no juzgado en el Tribual Supremo.

La decisión, adoptada por un ajustado resultado de 6 votos frente a 5, fue la conclusión de un complejo juicio en el que el tribunal convalidó la constitucionalidad de una ley que impide la ejecución de una pena hasta que esté la sentencia firme y cambió una jurisprudencia establecida en 2016, según la cual un condenado en segunda instancia ya podía ingresar a prisión, aún con apelaciones pendientes en otros dos tribunales superiores.

Cabe recordar que la votación estaba empatada 5 a 5, de modo que el desempate le tocó al titular del tribunal, José Antonio Dias Toffoli. De este modo, las cortes deberán revisar la situación de 4.895 personas. Entre los posibles beneficiarios hay 38 condenados de la investigación Lava Jato, que descubrió una trama de corrupción en Petrobras, además del ex presidente que ahora podría esperar en libertad la confirmación de la condena

Lula había quedado detenido tras recibir una condena del Tribunal Regional Federal 4 de Porto Alegre, que confirmó la sentencia del juez de primera instancia de Curitiba Sergio Moro, cuya labor en la causa Lava Jato le valió su nombramiento como ministro de Justicia y Seguridad Pública en el gobierno de Jair Bolsonaro.

Como repercute en Argentina la posibilidad de que Lula da Silva pueda recuperar la libertad

Con la posibilidad de que Luiz Inácio Lula da Silva pueda dejar la cárcel, se abre la posibilidad de un gran cambio en la política de Brasil ya que el expresidente es el líder más importante que tiene la oposición frente a Bolsonaro. Cabe recordar que el expresidente brasileño está detenido desde el 7 de abril de 2018 por corrupción y se declaró como un preso político ya que se apuró la resolución de su causa para dejarlo fuera de las elecciones que ganó Bolsonaro en octubre del año pasado.

Para Argentina también es una buena noticia teniendo en cuenta que Brasil es un socio estratégico en la región pero luego de la amplia victoria conseguida por Alberto Fernández en octubre pasado, las relaciones políticas entre ambos países pasan por un momento de alta tensión y la presencia de Lula en el escenario político carioca puede equilibrar un poco la balanza a favor de Fernández.

Por un lado, Jair Bolsonaro expresó enfáticamente su apoyo a Mauricio Macri previo a las elecciones y luego de que el Frente de Todos se impusiera en los comicios declaró, “Argentina eligió mal”, no llamó a Fernández después de su triunfo y aviso que no va a estar en la asunción el 10 de diciembre.

Por su parte, Alberto Fernández, en su visita a México retomó los reclamos por la libertad del expresidente brasileño Luis Inazio “Lula” Da Silva y esto cayó muy mal el sector que representa Bolsonaro tanto así que con aval del mismo hijo de Jair Bolsonaro, avanza en el parlamento de Brasil una moción de repudio contra Alberto Fernández. “Le faltó el respeto a las decisiones de las instituciones judiciales del Estado brasileño”, afirmó el diputado Eduardo Bolsonaro. La iniciativa ya fue aprobada por la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja.

El hijo de Bolsonaro, así, culpó a Fernández de “quebrar el decoro internacional” y de “activismo político en cuestiones internas de Brasil”, además de “agraviar una parte muy importante de la población brasileña”. El pedido oficial de repudio, que se aprobó en comisión, fue presentado por un parlamentario del Partido Social Liberal (PSL), el príncipe Luiz Philippe de Orleans e Braganza. La iniciativa fue rechazada por tres diputados, uno de ellos, Iván Valente, interpeló a sus colegas: “¿Cómo pueden tratar de esa forma al tercer mayor socio comercial del país?”.

Por todo esto, la posibilidad de libertad de Lula es un soplo de aire fresco en la relación brasileña-argentina ya que desde la victoria de Alberto Fernández, la familia Bolsonaro se ha vuelto hostil al presidente electo en forma manifiesta, cabe recordar que Eduardo Bolsonaro llegó incluso a burlarse del hijo del próximo presidente de Argentina, Estanislao Fernández. Además, en el día de ayer, Argentina sufrió un duro golpe desde Brasil ya que el presidente Bolsonaro oficializó la decisión de autorizar la importación sin aranceles desde cualquier origen de 750.000 toneladas de trigo por año, una medida que en la práctica perjudica a los exportadores argentinos del cereal al quitarle la preferencia tarifaria de la que gozaban. El volumen representa cerca de 10% del mercado brasileño, que importa alrededor de 7 millones de toneladas anuales. Argentina es, por lejos, el principal proveedor de Brasil, garantizando en torno al 90% del abastecimiento sin pagar el arancel de 10% que ahora será eliminado para la cuota de 750.000 toneladas establecida.

Por último, recordemos que el lazo entre la Argentina y Brasil se basa en la comercialización de autos, camiones, productos químicos, autopartes y productos primarios. Es sumamente importante en términos comerciales aunque la relación no es igual para ambos países: mientras que en 2018 Argentina le vendió a Brasil el 18% de sus exportaciones de 2018 y le compró el 24% de sus importaciones, Brasil le vendió a la Argentina el 6,1% de sus exportaciones de 2018 y adquirió de la Argentina el 8,6% de sus productos importados, según las estimaciones de la consultora Ecolatina, en base a cifras del Indec y del ministerio de Desenvolvimiento, Industria y Comercio Exterior de Brasil.

El Grupo de Puebla se reúne en Argentina y la posible libertad de Lula suma un tema más a su agenda

Este fin de semana, se realiza en Buenos Aires, una reunión del Grupo de Puebla, un conjunto de expresidentes, cancilleres y ministros entre otros que tuvieron su primera reunión en el mes de julio en Puebla, México que tratan de construir un eje progresista para la región con un pensamiento diferente con la firme intención de conseguir otra vez la integración regional en Latinoamérica.

La posible liberación de Lula Da Silva, no solo fortalece la imagen del referente brasileño en Latinoamérica sino que también le suma un líder importante a este grupo de políticos que buscan encontrar “un sistema político que devuelva la equidad perdida en América Latina”, según palabras del propio Fernández.

El encuentro se desarrollará entre viernes y domingo. Participarán Dilma Rousseff, José “Pepe” Mujica, y el español José Luis Rodríguez Zapatero, entre otros, con el presidente electo Alberto Fernández como anfitrión.

Este segundo encuentro del Grupo de Puebla se realiza bajo el lema “El cambio es el progresismo” y sumará también a Fernando Lugo de Paraguay, al colombiano Ernesto Samper, a Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia y a Daniel Martínez, candidato del Frente Amplio que competirá en el balotaje en Uruguay.

“El propósito de la reunión en Buenos Aires es el de seguir construyendo, entre todos, una agenda progresista que nos identifique y reúna”, explicó días Samper, ex presidente de Colombia y ex secretario de la Unasur, durante una entrevista que el propio Grupo de Puebla difundió a través de sus redes sociales.

En esa línea, el presidente electo Alberto Fernández remarcó que lo que plantea el grupo “son alternativas a lo que ha imperado en los últimos años, por ejemplo, en Argentina, y es la búsqueda de volver a reencontrar un sistema político que devuelva la equidad perdida, el equilibrio y la igualdad social en América Latina, de eso hablamos. El foro busca integrar canales de comunicación y de trabajo entre dirigentes de toda Latinoamérica con una mirada progresista y en respeto a la institucionalidad y a la democracia”, resumió.

Fernández, quien regresó al país proveniente de México, donde se reunió con el presidente Andrés Manuel López Obrador, tendrá su participación el sábado por la mañana en la cumbre que se desarrollará en el Hotel Emperador, ubicado en la avenida Del Libertador 420, en el barrio porteño de Retiro.

La primera reunión de este nuevo foro internacional tuvo lugar del 12 a 14 de julio de este año en la ciudad mexicana que le da su nombre: Puebla, donde 30 líderes de 12 países coincidieron en unir fuerzas y propuestas para consolidar un nuevo eje para “producir consensos regionales y articular políticamente al progresismo”.

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí