Esta semana en la columna de tecnología de los miércoles en “Antes que sea tarde”, hablamos de los distintos dispositivos que sirven para conocer la posición exacta en tiempo real de la persona que lo porta.

Estos aparatos brindan esta función debido a que llevan en su interior una línea de teléfono celular, que cuenta con una tarifa plana de internet. Es así cómo logra mostrar la ubicación de la persona, mascota o cualquiera sea quien lo porte; en una aplicación previamente configurada en el celular del padre, madre o tutor. Además, la gran mayoría de ellos tienen la función de poder llamar al tutor con sólo apretar un botón. En esta nota les dejamos los aspectos a tener en cuenta a la hora de adquirir un dispositivo de este tipo.

Cómo elegir un reloj localizador para niños

Hay que tener en cuenta que no estamos ante un smartwatch al uso cuya función principal sea la instalación de aplicaciones. Son modelos para situaciones concretas en que necesitamos comunicación y localización

Dimensiones y pantalla

Siendo un dispositivo que van a usar niños/as de corta edad, el reloj no debería tener un tamaño demasiado grande. Si resultara incómodo o pesado perdería parte de su utilidad al tener más dificultades para colocarlo. La apariencia de los relojes para niños suele ser llamativa, con diseños más bien infantiles y coloridos.

En cuanto a la pantalla, no es necesario tampoco que posea una diagonal muy grande ni tampoco disponer de un panel con gran resolución pues la interacción se realizará básicamente con los botones físicos, para facilitar las tareas y no depender de interfaces confusas para los más pequeños.

Materiales y resistencia al agua

En un reloj para niños, el uso de materiales resistentes es recomendable. Hay que tener en cuenta que las correas, mejor si son de silicona, suelen tener un solo tamaño. Si el cierre es sencillo pero seguro, es preferible a los de cierre de hebilla en caso de que queramos que sean ellos mismos los que se gestionan la colocación del reloj.

GPS y conectividad

El elemento básico de los relojes para niños es la conectividad. Si la función principal es la de posibilitar la comunicación en caso de emergencia o a demanda, así como conocer la ubicación del niño en todo momento, es imprescindible que el smartwatch cuente al menos con conectividad 2G y por supuesto GPS.

Este último punto parece trivial pero algunos modelos anuncian registro de la localización pero no la realizan con un chip GPS integrado sino que recurren al sistema LBS, que se basa en la triangulación de antenas de telefonía y que es insuficiente para realizar un seguimiento preciso de los movimientos del niño/a.

Otras funciones interesantes y disponibles según el modelo son:

  • Llamada silenciosa. Una de las funciones más demandadas por los padres pero que implica un pérdida considerable de privacidad. Consiste en realizar una llamada al reloj de manera silenciosa, permitiendo escuchar por medio del teléfono con la app lo que va grabando el reloj del niño.
  • Botón SOS. Disponible en casi todos los modelos del mercado, pulsándolo unos segundos realiza una llamada a los números predeterminados en la aplicación o un mensaje de audio con la localización.
  • Zona de seguridad. En el mapa de la aplicación se puede configurar una zona segura. El reloj activa las notificaciones y alarmas en caso de que el menor salga de ducha zona delimitada por los padres.
  • Toma de fotografías. Algunos modelos incluyen una cámara de muy baja calidad que es capaz de tomar fotografías a distancia en caso necesario.
  • Avisos específicos. Se trata de notificaciones que podemos configurar para casos especiales como cuando el reloj se apaga por falta de batería o de manera voluntaria, así como si se retira de la muñeca.

 

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí