La escena corresponde a la mejor película italiana de finales de los 80, ganadora del Oscar a Mejor Película Extranjera.
Relata la historia de un niño y joven siciliano Salvatore “Totó” Di Vita (Jacques Perrin); de Alfredo (Philippe Noiret), el encargado de las proyecciones en el cine, con quien entabla una estrecha amistad, afincada en la pasión de ambos por el séptimo arte, Alfredo le enseña al joven todos los secretos y misterios ocultos que guardan las películas.

Salvatore, se enamora de Elena, la hija de un funcionario del gobierno enviado transitoriamente a Giancaldo, el pueblo de Sicilia donde está el Cinema Paradiso. El padre de Elena prohíbe la relación con Toto y al poco tiempo regresan a la capital Roma, dejando al joven despechado y deprimido.

Producto del desamor y la falta de oportunidades, Totó emigra a Roma y forja una carrera prominente como Director de Cine, aprovechando las enseñanzas de Alfredo y los años de acompañarlo en la proyección de cintas.

Al morir Alfredo, regresa a Giancaldo, su pueblo, para despedir a su amigo y mentor, se encuentra con un rollo preparado especialmente para él durante años. El legado para Totó, es un ensamblado de escenas censuradas por el cura del pueblo, quien tenía la autoridad para suprimir partes de las películas que consideraba obscenas o pecaminosas; la rebeldía de Alfredo, hizo que las guardara para su amigo, quien en la parte final de la película las proyecta.

El largometraje de Giuseppe Tornatore se ha convertido con los años en un compendio del cine nostálgico, el filme de referencia. Su banda sonora, obra de Ennio Morricone y su hija Andrea.

Comparte: