Luego de perder injustamente con Brasil en semifinales, la Selección Argentina cerró su participación en la Copa América con una sonrisa y un buen rendimiento: le ganó este sábado por 2 a 1 a Chile en el estadio Arena Corinthians y logró subirse al podio del certamen, al obtener el tercer puesto.

De esta manera, Argentina tuvo su revancha frente a la Roja, su verdugo en aquellas finales que no valen recordar. En una buena primera etapa, en la que mostró lo mejor de su repertorio, el elenco albiceleste se puso en ventaja con goles de Sergio Agüero y Mauro Dybala, a los 11 y 21 minutos, respectivamente.

Cuando se jugaban 36 minutos de esa primera parte, el árbitro paraguayo Mario Díaz de Vivar expulsó a los dos capitanes, Messi y Gary Medel, en una jugada polémica.

En esa acción, ambos se cruzaron al disputar una pelota sobre el fondo de la cancha en zona defensiva de Chile, Medel, que estuvo nervioso desde el inicio del partido, pecheó dos veces a la “Pulga” y amagó a pegarle un cabezazo, mientras que el argentino se mantuvo firme ante la provocación, sin replicarla. Sin embargo, Díaz de Vivar decidió mostrarles la tarjeta roja a los dos.

Ya en el segundo tiempo, el conjunto trasandino logró el descuento mediante un penal ejecutado por Arturo Vidal, a los 13 minutos, pena máxima que fue cobrada por Díaz de Vivar tras consultar el VAR. Se trató de otra acción que dejó dudas, ya que la infracción, cometida por Giovani Lo Celso sobre Charles Aránguiz pareció ser afuera del área.

Messi: “No podemos ser parte de esta corrupción”

Luego del partido frente a Chile, Lionel Messi arremetió duramente contra la organización de la Copa América Brasil 2019 y la Confederación Sudamericana de fútbol (Conmebol) advirtiendo que no asistió a la ceremonia de premiación en San Pablo pues no pretendía “ser parte de la corrupción”.

El capitán del seleccionado albiceleste, quien fue expulsado junto a Gary Medel cuando promediaba la primera etapa, prefirió no concurrir a la entrega de medallas de parte de las autoridades de Conmebol, apuntando que no quiso “ser parte de la corrupción”.

“No tenemos que ser parte de la corrupción. Por un cúmulo de cosas, preferí no ir a la entrega de medallas”, contó Messi en zona mixta, una vez finalizado el cotejo. El rosarino subió la apuesta, además, y remarcó que la expulsión que decretó el árbitro paraguayo Mario Díaz de Vivar obedeció a “un ‘pase de factura’ “por lo que dije después del partido con Brasil”.

“Creo que con una amarilla se terminaba para los dos”, apuntó Messi, que también consideró que el equipo argentino entregó “la sensación de que estábamos para más”. Y el mejor jugador del mundo dejó también dejó un mensaje para el seleccionado peruano: “Ojalá pueda ser competitivo porque tiene equipo para disputarle el partido a Brasil”, expresó.

Pero acto seguido, Messi insistió con el hecho de que “la Copa está armada para Brasil. No hay dudas de que será campeón”.

“El equipo tiene mucho que dar: lo demostró en todos los partidos. Encontramos la idea y el juego. De a poco fuimos creciendo”, describió.

Messi también se refirió a la continuidad del DT Lionel Scaloni y sostuvo que “es una garantía que siga hasta diciembre. Es una tranquilidad para todos nosotros”, manifestó.

Comparte: