Un artículo del diario Perfil reabrió el debate sobre las noticias falsas en la campaña. El mismo hacía referencia a que Roberto Lavagna había recibido el ofrecimiento de dinero para bajar su candidatura.

Al respecto Radio Universidad conversó con el Lic. Lucas Perassi, docente de la cátedra de Análisis del Discurso de la Facultad de Humanidades, quién manifestó que “uno deposita la confianza en ciertos medios pero a veces simplemente se leen los titulares y la información se la comparte, les debe haber pasado a todos, estás compartiendo la desaparición de un chico de hace 20 o 15 años y eso es parte de la velocidad con la que estamos compartiendo las cosas. No nos damos el tiempo como usuarios a verificar, ni a chequear y ni siquiera a leer, entonces nos quedamos con los titulares, hay medios que se aprovechan de eso porque viven de los clicks, entonces hay titulares intencionalmente tramposos porque de ahí depende la subsistencia del medio”.

El especialista realizó un abordaje filosófico en relación a la verosimilitud o la búsqueda de la verdad en las noticias y aseguró: “tiene que ver con contextos casi filosóficos, de comportamientos sociales en macro, es decir, desde la postmodernidad se instaló algo que desde el principio parecía positivo, que era el fin de las verdades absolutas y empezaron a reconocer que existen múltiples verdades. El problema es que eso llegó al extremo de creer que la verdad no existe, que todos son opiniones o la frase más común es que “todo es un discurso”, en la vida cotidiana eso se expresa en “vos tenes tu verdad y yo tengo mi verdad” pero en realidad lo que ha dejado de lado eso, es que la verdad objetiva si existe y ese es el gran problema hoy en las redes sociales: tratar de mostrar datos y hechos, es decir una realidad objetiva independientemente de mi opinión o tu opinión y que eso no implica cercenar tu libertad de opinión. Tratar de demostrar que estás equivocado o equivocada, no es cercenar tu libertad de opinión, siempre que se haga en un marco de respeto y argumentación”.

Al respecto Perassi brindó un ejemplo: “tuve una experiencia con una conocida, en plena discución de los gremios docentes porteños en Buenos Aires con Vidal sobre las paritarias, en donde salio una declaración de Sonia Alesio que decía “con Baradel vamos a poner una carpa en donde se nos cante” lo primero que yo le pregunté a esta conocida que lo compartía es ¿En qué medio publicaron esas declaraciones? Mi conocida contesto “no lo sé, pero es probable” y ahí está el gran punto de estas verdades relativas, es decir, no importa si el hecho ocurrió efectivamente, sino que yo lo considero probable porque se ajusta a mis marcos interpretativos”.

Sobre la viralización de las noticias falsas en las redes sociales, Perassi detalló: “las redes sociales como medios favorecen la viralización de contenidos, pero en principio y antes que eso, hay una ausencia de voluntad de chequeo por parte de los usuarios. Las redes nos favorecen por la velocidad, pero ya no nos importa la verdad y ahí es donde yo siempre discuto incluso con los partidarios de otros sectores políticos, porque Gramsci lo decía, la verdad será siempre revolucionaria, es decir la verdad debe ser el gran principio por el que hoy debemos militar, porque militar por la verdad significa militar contra las noticias falsas”.

Consultado del porqué en el último tiempo se va acrecentando el uso y el tráfico de las falsas noticias en las redes, Perassi aseveró: “en el caso de los medios se les ha modificado las agendas, las noticias falsas se han instalado como agenda, hay una agenda que circula por las redes sociales que excede a la agenda demarcada por los medios. Los medios han dejado de marcar tan claramente la agenda y la agenda la marcan las redes sociales, si los medios no se hacen eco de aquello que pasa por las redes sociales, parecería que no están hablando de la realidad, entonces empiezan esas notas al estilo “fuentes aseguran que Lavagna se…” o “Lavagna habría” o incluso hay algunos que dicen “En redes sociales circula la versión de que Lavagna” ya lo hiciste noticia, aún cuando te resguardes de todas las maneras posibles respecto de la verdad, aún cuando se usa el condicional. Así funcionan las noticias falsas, aún cuando sean falsas dejan instaladas ideas y asociaciones, las dudas”.

Finalmente dijo: “cuando se confirma que la noticia es falsa, no se les brinda el mismo espacio, por dos motivos, primero porque ya no es agenda, el momento álgido ya ocurrió y la persona lo desmintió, como lo que ocurrió con la renuncia de Lavagna, pero además porque no importa la verdad, es decir, era probable y mientras sea probable, es mi verdad, eso es lo que funciona, esta idea de asociaciones inmediatas que se establecen en los marcos conceptuales de cada usuario”.

Comparte: