En la habitual columna que expone el Lic. Rodolfo Tecchi, Rector de la Universidad Nacional de Jujuy, en Radio Universidad se refirió al término ‘grieta’ y sostuvo que, “una relfexión que puede ser importante en un año como este que es un año electoral, es pensar acerca de la aplicación de un término que se ha instalado en los últimos años a partir de un primer uso que hizo un periodista conocido en la región metropolitana que empezó a utilizar el término “grieta” como un sisma para tratar de definir lo que él quería identificar como una diferencia en la sociedad argentina entre posiciones diferentes, basicamente las posiciones políticas del actual oficialismo y las posiciones políticas de los sectores que fueron ofialistas hasta el 2015″.

“Refiriéndose a esas diferencias, a veces expresadas con mayor vehemencia, este periodista acuñó ese término “grieta” que hoy se utiliza para cualquier debate para aplicar a cualquier discusión, para aplicar a cualquier diferencia. Desde la opinión de un jugador de fútbol, desde una interna partidaria desde agrupaciones en un sindicato que se dividen por algun motivo se les aplica en todos los casos este término “grieta” haciendo alusión a un fenómeno que se usa mucho en especialidades como la Geología o la Ingeniería para definir una situación irreconciliable entre dos posiciones”.

“En el fondo, tratar de insistir y profundizar en una definición de la palabra, la verdad que debe tener un interes especial. Digamos, si hay diferentes posiciones en un partido político o entre partidos políticos, o en cualquier otro tipo de institucion. Es eso, son posiciones distintas y no son grietas porque obviamente tras la intencionalidad de acuñar ese término “grieta” está el hecho de que hay personas o proyectos que quieren profundizar esa “grieta”, que la “grieta” se haga más profunda y en realidad uno empieza a pensar algunas situaciones históricas en nuestro país donde a lo largo de la historia siempre vamos a encontrar proyectos distintos sobre el destino de la patria, de muchas cuestiones que hacen a la sociedad en general, distintas opiniones, a veces dos, a veces tres o más posiciones distintas y la verdad que definir que esas diferentes posiciones son una grieta, obviamente significa reflexionar más profundamente cuáles son las diferencias de opiniones o cuáles son los intereses que están promoviendo esas diferencias en las opiniones y en los conceptos”.

“Sería muy difícil de imaginar que hace más de 200 años algún colaborador del General Manuel Belgrano le dijera: General reflexione sobre lo que usted quiere hacer ahora. Elevar una nueva bandera porque la bandera es un punto de difícil retorno. Implica que uno busca la soberanía, uno se diferencia fuertemente de quien tiene otra bandera. Y usted sabe que en Buenos Aires, hay sectores que creen que todavía no es el momento de tener una bandera distinta, que todavía hay que esperar que pase el tiempo y si usted, General, mañana, hace jurar a la tropa a una nueva bandera va a profundizar la grieta con quienes piensan que no tenemos que tener todavía símbolos patrios propios”, explicó Tecchi.

“Del mismo modo es difícil imaginar que algún colaborador, algún asesor cercano a la Junta en Buenos Aires le dijera a los miembros de esa junta que reflexionen antes de enviar la nota al General Manuel Belgrano diciendo que se abstenga de hacer jurar una nueva bandera porque el General está muy entusiasmado con eso y vamos a profundizar la grieta”.

“Eso es muy difícil de pensarlo y a lo largo de la historia argentina seguramente vamos a encontrar muchos otros elementos y si uno dijera que había una grieta entre Manuel Belgrano y la Junta de Buenos Aires, la verdad que no esta diciendo nada, si no reflexiona con más profundidad, si no dijera cuáles eran las ideas de Belgrano, cuál era su proyecto y cuáles eran las ideas que tenian en el poder centralista de Buenos Aires y qué era lo que pensaban. En realidad la palabra grieta no nos da nada a menos que lo hagamos con el fin de decir que Manuel Belgrano y el poder de Buenos Aires lo que querían era dividir a esa primitiva sociedad argentina, primitiva en el sentido de los primeros tiempos de una sociedad nacional”.

“Desde ese punto de vista, es difícil que la palabra grieta se pueda aplicar”.

“Por otro lado, en la historia argentina sabemos que hubo muchas disputas, que seguramente las hay y las seguirá habiendo, con posiciones distintas, más allá del diálogo, el debate, las decisiones que se toman a través de los instrumentos democráticos para decidir los rumbos que se toman. En la historia argentina siempre ha habido posiciones distintas en algunos momentos en algunas épocas que incluso se dirimieron en términos militares con actos armados. Esa es la historia argentina y decir que ahora es una novedad que en este siglo haya una grieta es realmento no definir ni decir de que se trata o cuáles son los temas que están en debate y cuáles son las decisiones que hay que tomar”.

“Los medios de comunicación si tienen un rol importante porque suelen hablar de la opinión pública y aplicar términos como que determinadas posiciones son mayoritarias o minoritarias. Eso realmente nunca se sabe porque es algo que transmiten ellos que se apropian de la opinión pública y la definen. Lo cierto es que, en todo caso, la opinión pública argentina se expresa cada dos años en elecciones y varía. En un determinado periodo es de una manera y en otro periodo es de otra pero no hay una opinión pública instantánea que alguien pueda estar permanentemente dando cuenta de eso a menos que sean los medios de comunicación”.

“Y el otro tema es que la diferencia de opiniones y de proyectos no se estimulan desde el estado sino que cada uno de los ciudadanos toma posiciones respecto a los proyectos e ideas que se le presentan”.

“En definitiva, las diferencias siempre existieron en Argentina, de proyectos, de opiniones. Hubieron generalmente dos grandes proyectos, a veces tres o alguno más y fueron evolucionando históricamente, se expresaron de manera distinta con el tiempo. Utilizar la definición de “grieta” como que alguien que exprese su opinión está profundizando una diferencia, es desvalorizar la posibilidad que tienen los ciudadanos en democracia de poder expresarse y dirimir esas posiciones en los momentos que haya que hacerlo a través de los mecanismos constitucionales”, finalizó el Rector Tecchi.

Comparte: