El destacado baterista palpaleño, Juanjo Bravo, dictará hoy una Clínica de batería y percusión gratuita en San Salvador de Jujuy. “Siento una gran emoción y mucha responsabilidad. Para mí es maravilloso poder compartir con toda la gente querida de Jujuy mi experiencia de los últimos 30 años de mi vida musical”.

Juanjo comenzó “curiosiando con la guitarra y el bombo leguero en los asados familiares, en esas reuniones caseras” a los 13 años. En el secundario junto a unos compañeros formaría Slogan, su primer banda. Con ellos haría covers de rock nacional, de The Beatles. Paralelamente a los ensayos tomaba dos clases por semana con el profesor Luis Dorieg y empezó también a estudiar música en la Escuela de Música de Tucumán.
Con la mira puesta en la gran ciudad y en el sueño de convertirse en profesional de la música toma clases con el maestro Roberto Junior Cesari, uno de los bateristas mas importante del mundo. Además, ingresa a la Escuela de Música de Avellaneda y paralelamente tome clases de lecto escritura con María del Carmen Aguilar y empieza a vincularse con todo tipo de músicos. “En Buenos Aires existe una gran movida musical, asi que aproveché para ir a conciertos y clínicas de grandes músicos de la escena mundial”, comenta.

Comienzan entonces, en palabras de Juanjo, una época de mucho aprendizaje no solo en musical sino también en lo humano. Junto a los Carpe, una banda de música latinoamericana graba los discos “Aire de” y “Candombaires” (DBN) y llegan a participar del festival por los 10 años del programa Sin Estribos que se hizo en estadio Luna Park. Allí compartiría escenarios con los músicos de Jaime Ross, Arbolito, el Dúo Coplanacu, entre otros. A la vez ya integraba la banda de Bruno Arias, ya había grabado el disco “Changuito volador”.

Cuando Juanjo habla de “aprendizaje en lo extra musical” hace referencia a lo que uno aprende en las giras, los viajes, en el compartir con distintos tipos de personas, escenarios. “En esas situaciones uno aprende a manejar las emociones, el carácter. Aprende a convivir, a ser paciente, solidario con los demás. Todas esas cosas son parte de la formación musical”, asegura.
“Yo siento que la música es muy importante porque tiene muchísimo de los mejores valores humanos”, y agrega: “genera vínculos, genera lazos con los demás, genera movimiento en los seres humanos. Tanto internos como externos, no solamente en los músicos que ejecutan un instrumento y estudian sino también a todas las personas que escuchan la música y la consumen”.

Seguro de que “el arte en sí es transformador”, para él la música es una filosofía de vida y, parafraseando al maestro Spinetta, “el antídoto contra todos los males de este mundo”. Si por alguna razón Juanjo hoy se ubica entre los referentes de su instrumento para muchos contemporáneos y mas aún, para los y las que recién se inician, es por predicar esta filosofía de un modo afable. “Para mí la cuestión del estilo propio tiene que ver con mirarse hacia adentro y reconocerse a uno mismo. Pero para eso tiene que haber un proceso de dedicación y constancia enorme”, agrega. También considera muy importante escuchar todo tipo de géneros musicales y todo tipo de músicos, tocar lo máximo posible, siempre con mucho respeto y mucho amor. Y por supuesto disfrutar del camino del aprendizaje, “porque ese camino además de ser maravilloso es infinito”.

Juanjo Bravo dictará una Clínica de batería y percusión con Entrada Libre a partir de las 18 hs en Sala Jorge Accame, del Barrio 12 de Octubre.

Comparte: