Gabriela Gresores, docente de la Facultad de Humanidades y Ciencia Sociales, se refirió al plan de lucha que llevan a cabo desde la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Jujuy (ADIUNJU).

En el marco de una larga semana de medidas de fuerza, ADIUNJ y en el desarrollo de las actividades centrales de la protesta, Gabriela Gresores expresó su preocupación sobre la difícil situación económica y presupuestaria que se vive en los diferentes claustros “hay un deterioro salarial tremendo, y un deterioro presupuestario general que en Jujuy principalmente sufrimos, tenemos una explosión de inscriptos en las universidades públicas y un presupuesto que no solo está congelado sino que va para atrás en términos de la inflación, y a la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de Jujuy, le falta decena de millones de pesos para bancar sólo su planta docente, sin contar la falta de aulas”.

Por su parte “Quique” Mosquera, docente de la Facultad de Humanidades, puntualizó “en cuanto al salario docente, en el periodo de Mauricio Macri, perdimos el 40% de nuestro salario respecto a la situación inflacionaria, y con el tema del dólar, la perdida ha sido mucho peor”, “esto se traduce a que hoy en día hay docentes que están vendiendo empanadas o haciendo changas de plomería y electricidad para poder llegar a fin de mes. Es una situación dramática, nosotros estamos reclamando por un aumento salarial acorde a la inflación”

En este contexto, reiteraron además el reclamo de pase a planta de los docentes interinos, pago de salario a docentes ad honorem y aumento del presupuesto universitario y de ciencia y tecnología.

El plan de lucha docente, será evaluado en un Plenario de Secretarios Generales de CONADU, que se desarrollará el próximo viernes 29 de marzo.

Comparte: