Un equipo de investigadores argentinos ganó el primer premio en el 1° Concurso de Inventos Patentados del Prosur. Fue por el descubrimiento de un conjunto de nanoanticuerpos de llama capaces de neutralizar diferentes variantes del rotavirus. El hallazgo fue patentado en 2017.

Celina Vega, investigadora del INTA-CONICET, integra el equipo de investigadores argentinos que ganaron el primer premio del concurso internacional, habló en Radio Universidad y se refirió al premio que ganaron por decisión unánime del Jurado de Expertos, el descubrimiento de los nanoanticuerpos de llamas –que tienen la propiedad de neutralizar las variantes del Rotavirus– recibió el premio al mejor invento patentado de los últimos cinco años de Latinoamérica. El hallazgo fue patentado en 2017 en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI). Como parte del reconocimiento, la investigación participará en la Exposición Internacional de Invenciones de Ginebra, organizada por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Comparte: