El reclamo por los altos impuestos y la inviabilidad de las comparsas tradicionales para realizar los festejos por carnaval generaron toda una polémica sobre si intentar regularlo está bien o mal, si ya no es lo que era antes, los modos y los excesos.
En el espacio para la cultura de Radio Universidad realizamos un primer intento de acercamiento a todas las expresiones surgidas a propósito, y a entender de qué hablamos cuando hablamos del carnaval, de qué hablamos cuando decimos que no es como era antes y a la esencia de desenfreno de la tradición mas cara a los afectos de los jujeños.

Para acercanos al “qué” de la cuestión recurrimos a un extracto de la definición que Antonio Paleari intenta en su “Diccionario mágico jujeño”. Allí dice que: “Las fiestas saturnales romanas, de orígen prehistórico y el carnaval, son expresiones de la necesidad orgiástica. Durante esas fiestas exasperadas, se tiende a la “confusión de las formas” por la inversión del orden social, la coincidencia de contrarios y el desencadenamiento de las pasiones, incluso en su aspecto destructor.” De esta aproximación se destaca la ya mencionada esencia de desenfreno y “vale todo” de esta celebración popular.

El documental “Los pueblos dormidos” (1.948), de Leo Freider, nos proporciona un registo visual mas aproximado sobre, definitivamente, cómo era antes: “Pero un día despierta los pueblos dormidos para airear su alegría. Carnaval! Carnaval! Es el carnavalito norteño, el carnaval de Humahuaca. Los diablos descienden de las alturas, invaden las aldeas, se enharinan los rostros para asemejar los blancos. Pobres y ricos se unen en la fiesta enloquecedoramente monótona que dura días y noches hasta que el cansancio les rinde.”

En efecto, el carnaval ya no es lo que era antes. Las intervenciones de índole institucional, protocolar, impositivas y contravensionales atraviesan una costumbre que en su esencia es mas bien pasional-irracional. Los intentos por regular la actividad siempre van a encontrar resistencia, hasta la amenaza de no llevarse a cabo.

Esta columna se desarrolla durante los viernes de febrero en el programa “Aire de verano” de 10 a 13 hs. por Radio Universidad.

Comparte: