Marisa Brusa, Antrópologa,en comunicación con Radio Universidad realizó una mirada histórica y social de los migrantes en el país y la provincia.
“Las bases ideológicas que esta muy en boga en los nuevos gobiernos de Latinoamérica y Europa, en estos nuevo escenarios se arraigaron teorías racistas y discriminatorios en lo económico y políticos”, dijo Brusa.
Explicó que”Jujuy fue objeto directo de la colonización en donde los blancos establecieron relaciones de poder, había una población nativa fenotipica distinta del blanco europeo que conquista un nativo por sus rasgos de color y se teje una matriz donde se naturaliza la idea del que el nativo sirve para trabajos manuales”.
“No tenemos en cuenta que en Argentina y el mundo hay una sociedad racista, se reproducen las categorías intersubjetivas de dominación de la conquista, se racializan las relaciones de poder”, explicó Brusa.

La profesional destacó que “la desigualdad de la estructura social se naturaliza, se trata distinto a las personas que tiene HIV, que son discapacitadas,pobres, mujeres, migrantes,ya la escuela integra el prejuicio y no integra o recata lo cultural sino que homogeneiza, todos tenemos que ir para el mismo lado”.
Al ser consultada por el proyecto del gobierno provincial del cobro de la salud a extranjeros expresó que “las fronteras son simbólicas en la práctica somos todos partes de la misma región andina, no se bien como esta escrito el proyecto si se plantea como reciprocidad o lo hace desde un punto de vista económico, pero el derecho a la salud está garantizando en la Constitución Nacional y en pactos y tratados a los que adhiere la Argentina”.
Asimismo agregó que “la inmigración boliviana en la provincia fue mano de obra en los ingenios azucareros, el avance del capitalismo regional necesitaba mano de obra intensiva y familiar, muchos se quedaron en la provincia, no podemos negarles salud, educación, tiene los mismos derechos que cualquier habitante”.

Comparte: