En la edición número 104 del programa de divulgación científica y tecnológica “Cátedra Abierta”, transmitido por la 92.9 Radio Universidad y conducido por Héctor Espinoza y Selene Flores, estuvo presente Federico Matías Sona Sombory, antropólogo y becario del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

A lo largo de la entrevista, Sona Zombory comentó en qué consisten sus estudios sobre las masculinidades hegemónicas. Los mismos surgieron a partir de la aplicación a nivel nacional del Programa de Salud Sexual y Reproductiva, que supuso la realización de varios monitoreos por parte de organizaciones civiles para ahondar en la aplicación fáctica de la ley. Federico señaló que en esos monitoreos “saltó la cuestión de que los varones heterosexuales no aparecen de forma activa en el proceso, sino que mayormente se constituyen como obstructores a las garantías y derechos de las mujeres: esto se manifiesta, por ejemplo, a través de actitudes machistas, controladoras y violentas que no permiten ejercer plenamente los derechos de salud reproductiva”.

El becario expresó: “en sus acciones, los grupos ‘antiderechos’ naturalizan un estado de opresión generalizado y fuertemente vinculado a sectores de poder conservadores y patriarcales, como la Iglesia. A partir de su lógica, entienden que todo aquello que sobresale de la norma es una contaminación al cuerpo y debe ser sancionado”.

De esta forma, Federico manifestó cuál es la relevancia de los estudios de género, justificando que “es importante entender cómo estas desigualdades y asimetrías se reproducen en lo social, ya que no hay una única manera de ejercer la masculinidad hegemónica. El patriarcado opera en distintas escalas violentas de poder y la masculinidad, definida en oposición a lo femenino, es una constante puja por esos capitales”.

Llegando al tramo final de la entrevista, el antropólogo concluyó: “salir de las normas patriarcales es muy difícil y no se hace de manera individual, sino necesariamente de forma colectiva: el feminismo y el movimiento LGTBI son un claro ejemplo de cómo la organización plural y colectiva marca las vías para disputar el lugar por excelencia del patriarcado: el espacio público”.

Comparte: