Así lo expresó la Profesora Liliana Chávez quien estuvo invitada al programa número 92 de “Cátedra Abierta”, transmitido por la 92.9 Radio Universidad y conducido por Héctor Espinosa y Selene Flores, para hablar acerca de las bondades del inglés como idioma extranjero universal.

Liliana es Máster en Interpretación de Conferencias, Especialista en Enseñanza de la Educación Superior, Traductora Pública de inglés, y también perito judicial.

Según explicó la invitada, tanto el intérprete como el traductor sirven de intermediadores que facilitan la comunicación entre personas que se expresan en distintos idiomas. Sin embargo, existe una diferencia entre ellos: el intérprete se dedica a intermediar de forma oral, mientras que el traductor lo hará de forma escrita.

“En reuniones de negocios, congresos, visitas a empresas, o toma de declaración ante un juez, por ejemplo, necesitamos la figura del intérprete. Mientras que en la preparación documental de cualquiera de estos casos, necesitaríamos a un traductor” ejemplificó Chávez.

Así pues, un intérprete es un profesional que sirve de mediador lingüístico y transmite un discurso de tipo oral en una lengua dando lugar a un discurso equivalente en una lengua diferente. Por su parte, el traductor es un profesional que traslada a otra lengua un texto escrito dando lugar a otro texto escrito equivalente.

“La interpretación se limita estrictamente a la comunicación oral, mientras que la traducción sólo se centra en los textos escritos” explicó la entrevistada.

En esa misma línea explicativa, Liliana Chávez dijo que dentro del campo de la interpretación se puede subdividir en simultánea y en consecutiva:

La interpretación simultánea es la traducción oral de un discurso a medida que se va desarrollando. El intérprete, instalado en una cabina insonorizada, escucha a través de auriculares un discurso que traduce en tiempo real. Los oyentes lo escuchan a través de receptores. Si se cuenta con un equipo, la interpretación simultánea se verá ampliamente favorecida.

La interpretación consecutiva, por su lado, no requiere de equipo. Con una lapicera y un cuaderno alcanza. El principio es simple: el orador habla, el intérprete escucha, toma notas y luego reproduce el discurso en el idioma de destino. Las tres principales herramientas del intérprete son la memoria, la cultura general y la toma de notas.

Comparte: