El vigésimo primer programa de “Cátedra Abierta”, transmitido por la 92.9 Radio Universidad y conducido por Héctor Espinosa y Selene Flores, contó con la presencia de Federico Fernández, Licenciado en Antropología y Doctor en Ciencias Sociales. En la primera parte de la entrevista, el tema de conversación giró en torno al Conversatorio “Miro, luego existo. Argumentos socio-antropológicos sobre la adquisición de la lengua de señas en la comunidad sorda de Jujuy” realizado en las pasadas III Jornadas Intercátedras de Antropología en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales.

El principal disparador para llevar adelante esta investigación, según comentó el Antropólogo, fue el libro “Arquitectura de la escuela de sordos” de  María Ignacia Massone, Marina Simón y Juan Carlos Druetta  que propone un modelo socio-antropológico en el que los sordos conforman una comunidad y una cultura. Además, plantea un modelo bilingüístico donde la lengua de señas posee estructura gramatical, por lo tanto, tiene sentidos, emociones y códigos que están intrínsecamente relacionados con su cultura.

Luego de su trabajo en la comunidad sorda, el investigador pudo observar que: “La cultura es mucho más que la comunicación. Implica una forma de vida, de entenderse, emocionarse, de encontrarse o desencontrarse que solamente la pueden expresar bajo esa lógica cultural que es el lenguaje de señas porque es un código compartido sólo entre ellos”

En una segunda parte, el invitado hizo alusión al tenso momento que viven los estudiantes de la Escuela Helen Keller por la intención que tiene el Gobierno de Jujuy en trasladar allí a los jóvenes de la escuela de teatro Tito Guerra.

La escuela especial número Nº 7 Helen Keller es especialista en materia de discapacidad sonora de nuestra provincia. La institución cuenta con aproximadamente 100 alumnos con diferentes dificultades auditivas. Además de la educación formal, la institución cuenta con diferentes talleres para realizar actividades con los jóvenes. A raíz de la decisión del Gobierno de Jujuy notificando el desalojo de la escuela de teatro Tito Guerra y su posterior traslado a las inmediaciones del establecimiento Helen Keller, Fernández opinó al respecto: “si se interfiere en la visión de los sordos, se va a producir un cortocircuito en la adquisición del lenguaje de señas”

La vista y el tacto tienen una doble importancia en la comunidad sorda, por ejemplo: en una situación áulica depender únicamente de estos dos sentidos, requiere que la disposición de los bancos esté ubicada en forma de círculo, diferente a los de una escuela estándar que es en filas. “La gestualidad implica necesariamente mayor espacio físico porque si dependen de la vista y del tacto, dependen del espacio” concluyó el investigador.

 

Comparte: