El consumo de los argentinos continuó debilitado en agosto, cuando las cantidades vendidas por los negocios minoristas cayeron 7,4% frente al mismo mes del año pasado, estimó un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Es el octavo mes consecutivo que las ventas tienen un retroceso, lo que marca la crisis que atraviesa la actividad comercial en este año.

El secretario de Prensa de CAME, Vicente Lourenzo, dialogó con Radio Universidad (92.9 fm) y acentuó que se afectó considerablemente la pérdida de poder adquisitivo de las familias y explicó sobre los altos niveles de endeudamiento que limitaron las posibilidades de consumo con tarjeta en cuotas sin interés.

Comparte: